E-ProcessMed es una empresa con capital humano ecuatoriano asentado en el país Vasco que ha desarrollado una herramienta que se basa en un estudio científico, es sencilla y de fácil acceso para el profesional sanitario y el paciente.

Su Director Sebastián Armijos dice: “Hicimos un ensayo clínico con una muestra de 150 pacientes, se analizó el consentimiento informado tradicional y consentimiento informado apoyado por un contenido audiovisual. El consentimiento informado tradicional puede ir de 15 minutos a una hora, tenemos que tomar en cuenta que el paciente cuando entra a consulta puede estar con miedo, tener un conocimiento limitado o ser una persona analfabeta, por eso el profesional de la salud puede no estar informando adecuadamente. Sin embargo mediante un video logras que el paciente capte mejor la información mediante un video de 5 minutos.”

Esta herramienta tecnológica ayuda a:

  • Mejorar la compresión del paciente
  • Informar sobre los riesgos y alternativas
  • Disminuir la ansiedad del paciente
  • Da mayor seguridad al paciente
  • Y Logra empoderarlo en la toma de decisiones

Es un cambio enfocado en el paciente, el componente audiovisual favorece la compresión, ya que un minuto de video equivale a 1.8 millones de palabras.

Smart Consent utiliza un contenido audiovisual para mejorar la compresión del paciente, un contenido a partir del consentimiento informado que tiene 5 pilares:

  1. La enfermedad
  2. El procedimiento
  3. La comorbilidad
  4. Los riesgos y complicaciones
  5. Alternativas

Como profesionales debemos orientar al paciente hacia su mejor alternativa.

Tenemos que tomar en cuenta que el paciente desea estar bien informado, ya que es un proceso consiente y el paciente debe sentirse responsable de lo que está firmando, porque influye directamente en su salud.

La tecnología blockchain tiene como ventajas principales: la transparencia, la descentralización de la información y la invulnerabilidad, frente a un papel que corre riesgos de ser alterado.

Recordemos que la transparencia en el ámbito sanitario es primordial.

Sin embargo, el apostar por salud digital tiene un riesgo, pero ese riesgo económico, logístico, humano se ve potenciado para poder desarrollarlo y poner las herramientas a disposición del personal sanitario.

Esta nueva tecnología ha tenido una buena aceptación, por que logra que el paciente sea más receptivo.

Para saber más > click aqui <

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here