La profilaxis lleva a que los pacientes vuelvan a la consulta periódicamente para una limpieza dental de donde surge la necesidad de otros tratamientos, lo cual incrementa el flujo de pacientes y la rentabilidad de la clínica.

Al realizar una profilaxis profesional periódica se reducen las caries, se evita la pérdida de dientes e implantes. Este simple tratamiento, produce una inmediata sensación de frescura y bienestar en la boca, conlleva a fidelizar al paciente y hacer que recomienden los servicios de la clínica a sus familiares y conocidos.

Pero la efectividad de la profilaxis y de sus beneficios para el paciente y para el consultorio, dependen de que este tratamiento se haga de forma profesional y regular, un mínimo de dos veces al año.

No está de más señalar que la profilaxis requiere de una capacitación y/o actualización, ya que mucho ha cambiado en este campo.

Además el procedimiento, es normalmente totalmente indoloro para el paciente y no produce ningún estrés, lo cual refuerza la sensación de que los tratamientos de la clínica no solo no causan dolor sino que hacen que el paciente se sienta y se vea mejor.

EFECTO POSITIVO INMEDIATO

Tiene un efecto positivo con un valor incalculable para el éxito no solo de una clínica sino de la profesión en general, ya que el  miedo que provoca el hecho de ir al dentista, por una sensación física que de bienestar al sentir una boca fresca, limpia y atractiva.

Sentir una boca fresca y mostrar una bonita sonrisa otorga una seguridad especial que ayuda a tener una visión positiva de sí mismo, a sentirse alegre y confiado en el atractivo personal y en las posibilidades de éxito de cada persona.

Recuerda que ningún material sintético iguala la compleja bioingeniería de un diente natural.

Los implantes, por ejemplo, cumplen una función imprescindible como reemplazo de órganos dentales perdidos, como complemento funcional y estético, pero carecen de la propiocepción del diente, la protección histológica, mecánica e inmunológica de las estructuras periodontales normales.

Incluso los implantes, necesitan mucho más mantenimiento que un diente natural para evitar enfermedades como la peri-implantitis, razón por la que una profilaxis es más necesaria en el caso de los implantes.

Es posible que se dé la pérdida del implante por mala higiene bucal, lo cual resulta en un tratamiento interdisciplinario de mayor complejidad, que toma tiempo y es costoso.

Por lo tanto, la profilaxis tiene un papel fundamental en el mantenimiento de procedimientos estéticos, costosos y laboriosos.

BENEFICIOS DE LA PROFILAXIS

La evidencia clínica de numerosos estudios demuestran los beneficios de una profilaxis regular en la salud bucodental, incluyendo la detección de problemas graves como el cáncer bucal. Pero es el efecto estético de este procedimiento el que abre un mundo de nuevas posibilidades al dentista.

Las múltiples ventajas de la profilaxis requieren que el tratamiento sea realizado por higienistas o por profesionales dentales especialmente calificados para ello.

Recuerda que un tratamiento agradable para el paciente resulta la mayoría de las veces en su fidelización, siendo uno de los aspectos sanitarios y comerciales más importantes para pacientes y profesionales de la odontología.

Otro aspecto importante a considerar es vincular la revisión dental anual con la profilaxis, es decir, que la revisión se convierta en un procedimiento de revisión- profilaxis. Con un segundo tratamiento profiláctico anual del paciente se cumplen los objetivos para la salud del paciente y la clínica.

El reconocido odontólogo brasileño Christian Coachman, creador del protocolo Digital Smile Design, afirmó que si sabes educar y motivar sobre lo que significa un tratamiento dental, tus pacientes se dan cuenta de que les estás haciendo un favor.

Además comentó que la mayoría de las encuestas indican que el 50% de los pacientes activos de una consulta no tienen una cita programada (cuando deberían hacerlo).

ESTRATEGIAS PARA ACTIVAR PACIENTES

Coachman propone una serie de estrategias para activar a pacientes, utilizando simplemente la base de datos de una clínica o consulta dental y puede ser la clave para activar y reactivar a un amplio número de pacientes. Consiste en identificar los siguientes puntos en la base de datos:

  1. Número Pacientes activos
  2. Cantidad de pacientes inactivos                                                                            Filtrando los pacientes restaurados que requieren seguimiento clínico, los de tratamiento interdisciplinar que requieren seguimiento y mantenimiento, y los pacientes que asistieron por alguna urgencia con poca probabilidad de seguir tratamientos integrales.
  3. Pacientes con una cita programada.
  4. ¿Cuántos pacientes necesitan un tratamiento y cuántos pacientes necesitan un programa de prevención a nivel periodontal o de disminución de su riesgo de caries?
  5. Estrategias para educarlos sobre los beneficios de tener una cita reservada en su calendario.
  6. Estrategias de la clínica para la comunicación mediante mensajería personal y calendarización digital para confirmación directa y actualización de agenda.

Otro consejo básico es que el paciente no debe dejar nunca la consulta sin una cita para su próximo tratamiento o un recordatorio de la fecha en que debe hacerse un tratamiento profiláctico.

MÁS DATOS

Según un estudio norteamericano, una clínica dental que cobre 50 dólares por una profilaxis de 1 hora y atienda a 6 pacientes por día durante 22 días del mes, obtendría ingresos anuales por valor de 79.200 dólares.

Si la clínica atiende a 6 pacientes por día durante solo 1 día por semana de cada mes, obtendría beneficios anuales por valor de 18.000 dólares.

Quizás 50 dólares por una profilaxis puede parecer costoso en América Latina, tiene una perfecta justificación: el tratamiento que se ofrece es largo (1 hora), minucioso y personalizado, con los dispositivos más avanzados del mercado, y con un profesional altamente calificado.

Pero el aspecto más atractivo para el paciente, el concepto que hace prácticamente irrelevante el precio, es la sensación de bienestar físico y estético que produce una buena profilaxis dental.

De hecho, es esa sensación la que convence al paciente de que es realmente necesario que se haga una profilaxis. Alcanzar este objetivo con un alto porcentaje de los pacientes garantiza la rentabilidad de la clínica, sin contar siquiera con los ingresos de otros tratamientos odontológicos.

Además de los beneficios señalados de este procedimiento en la salud oral de nuestros pacientes y en la rentabilidad de nuestras consultas. Hay que agregar que el éxito de la odontología no es sostenible si no se complementa regularmente con una profilaxis profesional, lo cual pone de relieve su importancia.

Fuente: Dental Tribune – The World´s DentaL Newspaper Hispanic and Latin American Edition – La rentabilidad de la Profilaxis – Javier Martínez de Pisón

Descarga el artículo original aquí 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here